A la rica salchicha alemana...

En los últimos tiempos, hablar de Alemania se ha convertido en un símil de emigración, trabajo, crisis económica... y una serie de conceptos poco agradables que a muchos gustaría no tener en cuenta. Es por eso que debemos pensar en otras cosas más amables, como por ejemplo, sin ir más lejos y en un día entre semana como hoy, la excelente gastronomía que podemos encontrar en tierras teutonas.

¿Y qué es lo más conocido de la gastronomía alemana? Pues, por supuesto, las salchichas. En general, es un país donde la mayoría de recetas tradicionales están hechas de carne, pero el producto estrella con sus afamadas salchichas, muchas de las cuales son de producción propia e incluso tienen denominación de origen. Las célebres "wursts" han dado la vuelta al mundo, y en tierras nacionales tienen toda una infinidad de variantes, puesto que cada zona de Alemania le da su toque especial, y es que casi se puede decir que, en cada casa, se preparan de una manera. Por supuesto, la elaboración de salchichas caseras cada vez ha ido quedando más en el olvido, y hoy en día es normal comprarlas ya preparadas en cualquier tienda de alimentación; pero su acompañamiento, ya sea con salsas, formas de guisarlas o incluso otros alimentos que las complementen, sigue siendo un tema de elaboración propia.



Seguro que todo el mundo ha oído hablar de las salchichas tipo Frankfurt, aunque las originales alemanas no tengan nada que ver con las que podamos comprar en cualquier supermercado español; en su elaboración de origne, este producto se prepara con una picada de carne de cerdo y tocino, ahumando después la mezcla y cocinándola con un simple hervido en agua.

Pero si hay un tipo de salchicha que realmente representa a Alemania en el mundo, esa es la Bratwurst, no demasiado conocida aquí, pero realmente célebre en su país; de hecho, puede decirse que, acompañada con la cerveza, forman el tópico perfecto de una comida alemana. Este tipo de salchicha se prepara con carne de cerdo o ternera picada muy finamente, y aderezada con diferentes especias que van cambiando dependiendo de la zona de procedencia. Es realmente un alimento muy sabroso, y bastante apreciado tanto fuera como dentro de las fronteras alemanas.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Todo lo bueno que viene de Alemania

Mi primer viaje a tierras teutonas